Titulares arrow Sociedad arrow Argentinos judíos y musulmanes promueven la paz en Medio Oriente | sábado, 16 de diciembre de 2017 a las 01:22 | Link Informativo
Categorías
Titulares
Economía
Deportes
Política
Información General
Cultura
Ciencia
Sociedad
Internacional
--------------------------------
Opinión
Opinión 2
Columna Verde
Buscar
Las Noticias del Día
Argentinos judíos y musulmanes promueven la paz en Medio Oriente Imprimir E-Mail
sábado, 07 de diciembre de 2013 a las 16:55

Argentinos de origen judío y musulmán trabajan en la construcción del capítulo local de una organización civil que promueve la construcción de una alternativa desde las diásporas en América latina para promover el diálogo y la búsqueda de paz apoyando la solución de dos Estados para Israel y Palestina.

El capítulo argentino del Consenso por la Paz Palestino Israelí (CAPPI) “busca movilizar las energías de las diásporas árabe y judía para crear una diplomacia multivías que transforme el conflicto", dijo Omar Al Kaddour, impulsor de la instancia local junto a Pablo Lumerman, desde la Fundación Cambio Democrático.
El CAPPI es parte de una iniciativa regional que ya opera con grupos similares en Brasil, Chile, Perú y Uruguay, apadrinada por dos destacados promotores internacionales, el israelí Edy Kaufman y el palestino Walid Salem.
Kaufman es docente de la Universidad de Jerusalén y de la Universidad de California (EE.UU), y Salem es miembro del Consejo Nacional Palestino de la OLP y académico de la Universidad de Al Quds ubicada en Jerusalén oriental.
Kaufman y Salem, como exponentes de la iniciativa, dictaron un seminario en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación y se reunieron con legisladores locales “para dialogar sobre las acciones y mecanismos de la diplomacia parlamentaria que se pueden desarrollar para contribuir, desde la Argentina, a una paz justa y sostenida entre ambos pueblos”, dijeron ambos a Télam.
“Las diásporas son importantes porque mientras desde el Medio Oriente se exporta el conflicto, desde las comunidades musulmana y judía de los países de América latina se puede importar notables modelos de convivencia”, dijo Kaufman durante la entrevista.
“Nos preocupa lo que llamamos `nacionalismos a larga distancia`. Los gobiernos, a veces, crean a Frankenstein, crean prolongaciones de sus políticas de gobierno cuando hace falta estadistas que dispongan de miradas como la que supieron tener -desde el lado israelí- Beguin, Sharon, Rabin o Ben Gurión”, agregó.
A pesar de esta crítica, Kaufman reconoce que parece haber algún cambio en marcha en las nuevas generaciones de políticos de su país.
“Hace unos años, cuanto más joven se era más intransigente, ahora eso parece estar cambiando, pero aún no puedo visualizar quién puede ejercer, en Israel, este tipo de liderazgos con una visión de estadista” que ayude a resolver la larga disputa entre israelíes y palestinos.
Por su parte, Salem se declaró abiertamente “heredero de los postulados planteados por el ensayista palestino Edward Said cuando afirmó que Palestina es un país de posturas moderadas de diversidad y participación”.
“Hay que abrirse en relación al otro, y para eso hay que entrar en contacto con el otro”, agregó ratificando que el diálogo es la vía para acceder a la paz en la región.
Salem está convencido que la solución al conflicto “se debe buscar a través del diálogo y la participación compartida y pacífica”.
“No es cuestión de enamorarse del otro a expensas de sus derechos sino que se trata de ir juntos, y en Medio Oriente hay proyectos en ese sentido”, ratificó.
Para Kaufman y Salem “la no violencia es un concepto de vida y nadie tiene derecho a tomar la vida del otro”. Ambos creen en la no violencia como una forma de actuar, y asumen como tarea propia apoyar e impulsar proyectos como el que Al Kaddour y Lumerman están liderando en Argentina.
El CAPPI está trabajando sobre estos preceptos apartándose de los “nacionalismos de larga distancia”.
Al Kaddour explicó a esta agencia que “un conflicto como el de Israel y Palestina, que ha sido marcado por la guerra, el rechazo, la intolerancia, la falta de respeto y la inequidad, genera una situación cargada de enemistad y hostilidad que repercute negativamente en las diásporas”.
El objetivo de los capítulos latinoamericanos del Consenso es justamente “revertir esta influencia y generar un rol activo de las comunidades locales aprovechando la distancia respecto al conflicto y demostrando que la coexistencia de árabes y judíos en la región pueda servir de ejemplo para abrir canales de diálogo y acción por la paz y la justicia”.
Kaufman y Salem se reconocen como partidarios de la no violencia.
El primero, de origen argentino, conoce los largos lazos de coexistencia con que las comunidades musulmana y judía conviven en la Argentina.
Salem reconoce que del lado palestino vienen creciendo las voces que afirman que la paz no derivará de métodos violentos.
Y ambos, desde sus creencias y experiencias, afirman que “la no violencia es un concepto de vida y que nadie tiene derecho a tomar la vida del otro”.
Todos coinciden en afirmar que es desde la sociedad civil de donde llegarán “los nuevos espacios de construcción, y por eso convocamos a la ciudadanía que se identifique a incluirse y trabajar por la paz de Israel y Palestina” concluyeron, reconociendo la audacia de esta propuesta de diplomacia ciudadana.



Agregar esta noticia a su red social
Digg! Reddit! Del.icio.us! Mixx! Google! Live! Facebook! MySpace! Yahoo! Joomla Free PHP
 
< Anterior   Siguiente >
Go to top of page Go to top of page
 
| Titulares | Economía | Deportes | Política | Información General | Cultura | Ciencia | Sociedad | Internacional | Opinión | Opinión 2 | Columna Verde | Buscar |
Diseño y Hosting: Daser Servicios