Titulares arrow Opinión arrow Recordar las proporciones | domingo, 26 de marzo de 2017 a las 03:13 | Link Informativo
Categorías
Titulares
Economía
Deportes
Política
Información General
Cultura
Ciencia
Sociedad
Internacional
--------------------------------
Opinión
Opinión 2
Columna Verde
Buscar
Las Noticias del Día
Recordar las proporciones Imprimir E-Mail
sábado, 14 de diciembre de 2013 a las 07:28

Por Ana Jerozolimski (*)

Es muy probable que si se pregunta a un ciudadano promedio del mundo cuál es el problema central en Oriente Medio, por qué la imagen de esa zona es tan convulsionada, responda que ello se debe al conflicto entre Israel y los árabes. Habrá quienes culpen a unos, quienes responsabilicen a otros, pero cabe suponer que la idea que mucha gente tiene, es que ese es el problema central de la región. Muchos más árabes han muerto a raíz de la violencia fratricida entre los propios árabes, víctimas de conflictos locales, religiosos, regionales, que árabes que perdieron la vida en la guerra e incidentes diversos contra Israel.

 

Es indudable que la verdad está muy lejos de ello.

Entre los propios musulmanes, el número de víctimas espeluznante que ha cobrado la opresión, la crueldad, la enemistad étnica a distintos niveles, supera por lejos la de árabes muertos en guerras contra Israel en general y de palestinos en particular, antes y después de la conquista de los territorios en disputa en junio de 1967. En un estudio de los conflictos y su costo en términos de vidas humanas publicado en octubre del 2007 por el analista Daniel Pipes en su portal, presenta un detalle de los distintos conflictos y enfrentamientos en el mundo desde 1950, en una detallada tabla que especifica la cantidad de víctimas en cada uno. Las Fuentes son diversas:

Z.Brzezinski, Out of Control: Global Turmoil on the Eve of the Twenty-first Century, 1993; S. Courtois, Le Livre Noir du Communism, 1997; G. Heinsohn, Lexikon der Völkermorde, 1999, 2nd ed.; G. Heinsohn, Söhne und Weltmacht, 2006, 8th ed.; R. Rummel, Death by Government, 1994; M. Small and J.D. Singer, Resort to Arms: International and Civil Wars 1816-1980, 1982; M. White, “Death Tolls for the Major Wars and Atrocities of the Twentieth Century, ” 2003.

Según su detalle, aproximadamente 85 millones de personas murieron en conflictos diversos en el mundo desde 1950.De ellos, los muertos árabes fueron 35.000 (y los judíos 16.000) .”Esto significa que las muertes en el conflicto árabe-israelí desde 1950, equivalen a un 0.06% del total de muertes en todos los conflictos en ese lapso”, analiza, agregando que ello significa que desde 1950 “solamente” una de cada 1700 personas muertas en conflicto, murió por lucha entre árabes e israelíes. Un dato que no está incluido en dicho cómputo es que en la Guerra de independencia de Israel en 1948, murieron 5.000 árabes y 6.000 judíos, pero el saldo en porcentajes se mantiene casi igual.

Pero probablemente el dato más relevante a este análisis-que pretende no solo desmitificar la presentación de la lucha árabe israelí como la más peligrosa y letal del mundo sino más que nada destacar que los principales victimarios de los árabes son sus propios hermanos- sea ver los números desde otra perspectiva.

Desde 1948, han muerto en conflictos y luchas de distinto tipo, 11 millones de musulmanes. De ellos, 35.000, o sea el 0.3% , murieron en 60 años de guerra contra Israel. Eso equivale a decir que 1 de cada 315 musulmanes muertos en choques violentos desde 1948, murió en guerras contra Israel, mientras que el 90% de los 11 millones de musulmanes muertos en ese lapso, fueron asesinados por sus correligionarios musulmanes.

Hoy en día, el conflicto central a nivel político, estratégico y en términos de vidas cobradas, es entre las dos grandes ramas del Islam, el sunita cuya expresión más radical son los grupos salafistas y afiliados a o inspirados en Al Qaeda, y el chiita cuya manifestación más extrema es Irán, que apoya y nutre a Hizbala y lucha denodadamente para mantener en el poder al régimen de Bashar el-Assad en Siria.

Bien se sabe a esta altura, que más de 100 mil sirios han muerto en lo que va de la cruenta guerra en dicho país. Y nada indica que el ritmo vaya a detenerse. Más de la mitad eran civiles.

El conflicto árabe israelí lejos está de ser un elemento central en el análisis de las causas de muertes “políticas” o “religiosas” en el mundo. Su parte palestina es menor aún. Han muerto muchos más árabes de Egipto y Siria en la Guerra de los Seis Días y la Guerra de Iom Kipur en 1973 que en todos los enfrentamientos entre israelíes y palestinos.

El conflicto más cruento en el mundo musulmán ha sido la guerra entre Irán e Irak y luego la masacre en Darfur. Y en la guerra en Yemen en los años 60, murieron más soldados egipcios que en la Guerra de los Seis Días. Otro dato interesante es que han muerto seis veces más sirios en la matanza de Hama en los años 80, cometida por el entonces Presidente Hafez al-Assad (padre de Bashar) y en la guerra civil en Siria (tomando los datos hasta fin del año pasado), que en todas las guerras de Siria contra Israel.

Los dos eventos en los que murieron más palestinos, no fueron en choques con Israel sino con otros árabes: “Setiembre Negro” en Jordania en 1970 y la guerra civil en Líbano a mediados de los 70.

Todo esto no viene ni a minimizar la importancia de resolver el conflicto entre Israel y los palestinos ni a dar a entender que los muertos en este no importen porque hay otros conflictos más letales todavía.

Pero tener el cuadro claro es importante, especialmente cuando las fuerzas más reaccionarias del mundo ponen dinero a diestra y siniestra para quitar legitimidad a Israel y presentarlo en forma demoníaca, atribuyéndole intenciones casi genocidas cada vez que muere un palestino en un incidente violento.

Y ni que hablar de la importancia de recordar , al hablar de muertos árabes en lucha contra Israel, que muchos miles se habrían evitado si no hubiera habido guerras lanzadas por el mundo árabe contra Israel y de no ser por los múltiples atentados palestinos en su contra, a los que por cierto Israel reaccionó.

Es clave tener los datos precisos y no perder de vista el cuadro general, ya que el mundo se ocupa en forma desproporcionada de lo que pasa en la zona cuando involucra a Israel y no presta la misma atención cuando el dedo acusador debe ir dirigido en otra dirección.

Y cuando el tema sirio sigue en el tapete, en Israel continúan cayendo morteros “perdidos” y del otro lado de la frontera con Siria se continúan matando dos fuerzas oscuras, el régimen de Assad apoyado por Irán y rebeldes fundamentalistas pro Al Qaeda que toman iglesias y asesinan cristianos por doquier, es bueno tener claro quién está de cada lado.

Es que por un lado, Irán y Siria apoyan al régimen de Assad, hacen todo para garantizar su supervivencia, inclusive al costo del asesinato de civiles sirios. Son numerosos los testimonios sirios en este sentido y nosotros mismos hemos visto personalmente a jóvenes ex combatientes del Ejército de Siria Libre, que llegaron heridos a Turquía donde los entrevistamos, junto a la frontera, con relatos sobre los iraníes que los atacaron. Y por otro, la posición humanitaria de Israel, que aún en medio del peligro que emana del otro lado de la frontera, sigue prestando ayuda humanitaria a heridos sirios.

“No podemos quedarnos cruzados de brazos mientras vemos las dificultades humanitarias del otro lado”, declaró el Ministro de Defensa de Israel Moshe Yaalon en una visita al Golan. “No podemos permanecer indiferentes ante gente herida, ni a la necesidad de prepararse para el invierno y otros problemas como el abastecimiento de comida para bebés”. Reveló que “aprovisionamos al otro lado con sus necesidades básicas cuando vemos un clamor por sufrimiento humanitario” y que Israel ha hecho llegar al lado sirio agua y comida.”Las aldeas están sitiadas y no hay acceso a ellas por ningún lado, así que nosotros prestamos ayuda humanitaria”.

De los cientos de heridos sirios que recibieron tratamiento médico en Israel, ya hemos escrito. Y seguramente, habrá todavía más que escribir…porque en Siria se siguen matando…y en Israel se sigue alerta, sin bajar la guardia de seguridad, ni el nivel moral de prestación de ayuda humanitaria.

(*) La autora es periodista uruguaya-israelí. Directora de “Semanario Hebreo” de Uruguay. Corresponsal de varios medios de prensa de América Latina, para los que cubre la temática israelí y palestina: “La Nación” de Argentina, “El Tiempo” de Colombia, “La Tercera” de Chile, “La República” y Radio El Espectador de Uruguay, además de la radio Onda Cero de España. B.A. en Relaciones Internacionales por la Universidad Hebrea de Jerusalem.

 

Fuente: Semanario hebreo. Uruguay

Difusión: www.porisrael.org

 



Agregar esta noticia a su red social
Digg! Reddit! Del.icio.us! Mixx! Google! Live! Facebook! MySpace! Yahoo! Joomla Free PHP
 
< Anterior   Siguiente >
Go to top of page Go to top of page
 
| Titulares | Economía | Deportes | Política | Información General | Cultura | Ciencia | Sociedad | Internacional | Opinión | Opinión 2 | Columna Verde | Buscar |
Diseño y Hosting: Daser Servicios