Titulares arrow Opinión 2 arrow Batman y el Estado Islámico | viernes, 26 de mayo de 2017 a las 22:14 | Link Informativo
Categorías
Titulares
Economía
Deportes
Política
Información General
Cultura
Ciencia
Sociedad
Internacional
--------------------------------
Opinión
Opinión 2
Columna Verde
Buscar
Las Noticias del Día
Batman y el Estado Islámico Imprimir E-Mail
jueves, 09 de octubre de 2014 a las 17:08

Por Thomas L. Friedman (*)

¿Cuál es la estrategia adecuada para hacer frente a un mundo cada vez más dividido en zonas de orden y desorden? Para empezar, deberíamos entender mejor las fuerzas del desorden, como Boko Haram o el Estado Islámico (EI). Se trata de bandas de jóvenes que nos están diciendo en todas las formas posibles que nuestras reglas ya no se aplican. La razón no puede tocarlos, porque el racionalismo nunca los condujo. Su barbarie viene de un lugar oscuro, donde el islam radical da un sentido de comunidad a jóvenes humillados a la deriva que nunca tuvieron un empleo o anduvieron con una chica. Eso es una mezcla tóxica.

Es por ello que Orit Perlov, una experta israelí en redes sociales árabes, me dijo que ya que no puedo visitar el EI y entrevistar a sus líderes. Una mejor opción sería ver «Batman: El Caballero de la Noche». En particular, me recomendó este diálogo entre Bruce Wayne y Alfred Pennyworth: 

Bruce Wayne: «Yo sabía que la mafia no se rendiría sin pelear, pero esto es diferente. Cruzaron la línea». 
Alfred Pennyworth: «Usted cruzó la línea primero, señor. Usted los apretó. Usted los golpeó hasta el punto de la desesperación. Y en su desesperación se dirigieron a un hombre que no entendían plenamente». 
Bruce Wayne: «Los criminales no son complicados, Alfred. Sólo tienes que averiguar lo que buscan». 
Alfred Pennyworth: «Con todo respeto, Sr. Wayne, tal vez eso sea con un hombre que no entiende nada. Hace mucho tiempo, estuve en Birmania. Con mis amigos trabajábamos para funcionarios del gobierno local. Ellos compraban la lealtad de líderes tribales sobornándolos con piedras preciosas. Pero sus caravanas eran asaltadas en un bosque al norte de Rangún por un ladrón. Así que nos fuimos en busca de las piedras. Pero, en seis meses, nunca conocimos a nadie que comerciara con él. Un día, vi a un niño jugando con un rubí del tamaño de una mandarina. El bandido la había tirado a la basura». 
Bruce Wayne: «Entonces ¿por qué roban?» 
Alfred Pennyworth: «Bueno, él pensó que era buen deportista. Dado que algunos hombres no buscan nada lógico, como el dinero. Ellos no pueden ser comprados, intimidados, razonar o negociar. Algunos hombres sólo quieren ver el mundo quemado». 
Bruce Wayne: «Y encontraron al ladrón en el bosque en Birmania?» 
Alfred Pennyworth: «Sí». 
Bruce Wayne: «¿Cómo?» 
Alfred Pennyworth: «Incendiamos el bosque de arriba hacia abajo». 

No podemos quemar Siria o Irak o Nigeria. Pero hay una estrategia para tratar con el mundo de desorden que resumo con esta progresión: 
Donde hay desorden - Libia, Irak, Siria, Mali, Chad, Somalia - colaborar con cada fuente de orden local, regional e internacional para contener el virus hasta que la barbarie se consuma sola. Estos grupos no pueden gobernar, por lo que en última instancia, los locales buscarán alternativas. 
Donde hay orden de arriba hacia abajo – Egipto, Arabia Saudita - tratar de que sea más decente e inclusivo. 
Donde se requiere más decencia - Jordania, Marruecos, Kurdistán, Emiratos Árabes Unidos - tratar de que sea más consensuada y eficaz para hacerla más sostenible. 
Donde es necesario más democracia - Túnez - hacer todo lo posible para preservarla y fortalecerla con asistencia financiera y seguridad, por lo que podría convertirse en un modelo a imitar por los Estados y los pueblos que la rodean. 
Y ser humilde. No tenemos sabiduría, recursos o capacidad de resistencia para hacer algo más por esos organismos hasta que los anticuerpos naturales emerjan desde adentro. 
«En el mundo árabe, puede llevar más tiempo para que esos anticuerpos naturales se fusionen, y eso es preocupante», afirmó Francis Fukuyama, el politólogo de Stanford, cuyo nuevo libro «Orden Político y Decadencia Política» es un estudio histórico de cómo emergen estados decentes. Lo que todos tienen en común es una burocracia fuerte y eficaz que puede ofrecer dirección, Estado de derecho y rotaciones regulares en el poder. 
«Debido a que nuestros padres fundadores huían de la tiranía, se centraron en cómo el poder puede ser limitado», me explicó Fukuyama en una entrevista.

«Pero antes de que el poder sea limitado, tiene que ser producido. Gobernar no es sólo cuestión de limitaciones. Se trata de proporcionar seguridad, infraestructuras, salud y Estado de derecho. Y cualquiera que pueda ofrecer todo eso - incluida China - gana si es democrático. El Estado Islámico se hizo tan grande y temible por causa del fracaso de los gobiernos en Irak y Siria para ofrecer servicios básicos. EI no es fuerte. Todo a su alrededor era demasiado débil, plagado de corrupción y sectarismo», agregó. 
«El fracaso del Estado en el mundo árabe se debe a la persistencia de parentescos y lealtades tribales. Lo que significa que sólo se puede confiar en un grupo reducido de personas de tal o cual tribu», argumentó Fukuyama.

“No se puede construir un Estado fuerte basado sólo en el mérito, cuando los lazos que unen a familias no comparten valores. Tardó siglos en China y Europa para hacer esa transición, pero lo hicieron», destacó.

«Si el mundo árabe no puede superar su tribalismo y sectarismo frente a la barbarie del EI, no hay nada que nosotros podamos hacer. Y de ellos será un futuro de muchas noches oscuras», sentenció.

 

(*) El autor es periodista. Analista político y columnista del The New York Times

Fuente: The New York Times
Traducción: www.israelenlinea.com



Agregar esta noticia a su red social
Digg! Reddit! Del.icio.us! Mixx! Google! Live! Facebook! MySpace! Yahoo! Joomla Free PHP
 
< Anterior   Siguiente >
Go to top of page Go to top of page
 
| Titulares | Economía | Deportes | Política | Información General | Cultura | Ciencia | Sociedad | Internacional | Opinión | Opinión 2 | Columna Verde | Buscar |
Diseño y Hosting: Daser Servicios