En Estados Unidos hay dos casos de gatillo fácil cada día
lunes, 01 de junio de 2015 a las 20:51

Un informe del diario The Washington Post revela la gravedad institucional de un caso que en los últimos meses se repite en diferentes policías del país del norte. En lo que va del año los uniformados ya mataron a 385 personas, la mayoría de ellos negros, pero también hispanos y de otras minorías étnicas.

En los primeros cinco meses del año la policía de Estados Unidos provoco un nuevo récord de gatillo fácil al matar a casi 400 personas a lo largo y ancho de todo el territorio. Según una investigación del The Washington Post, el número exacto de personas muertas con armas de fuego es de 385, lo que arroja un pavoroso promedio de 77 asesinatos policiales por mes, o sea una persona cada  nueve horas y media. 
Tras un largo período de protestas en todo el país por las políticas racistas y represivas de las policías locales, el diario hizo lo que el FBI no hace, y relevó todos los casos de este año en los que uno o más policías mataron a un sospechoso con un arma de fuego. 
Cada fuerza policial, a nivel estadual o municipal, puede elegir si reporta o no al FBI los tiroteos y los casos en los que sus oficiales matan a un sospechoso o a un detenido. Desde 2011, menos del 3% de las más de 18 mil fuerzas policiales hacen esos informes.  Sólo con esos datos y algunas previsiones, el FBI estimó en la última década que alrededor de 400 personas mueren cada año en tiroteos protagonizados por policías, lo que representa un promedio de 1,1 muerte por día, bastante menos que los 2,6 crímenes protagonizados diariamente en lo que va de 2015.
Si la tendencia continúa, a fin de año habrán sido alrededor de 1000 las personas muertas por las balas policiales. Pese a que las 385 víctimas que contabilizó el diario igualan a lo que el FBI estima que sucede a lo largo de un año, distintos especialistas advirtieron que es posible que el resultado final de la investigación del periódico sea todavía “muy conservador”. Jim Buermann, ex jefe policial de Washington, señaló que “los tiroteos muchas veces no son informados, por lo que nunca vamos a reducir el número de acciones iniciadas por la policía si no empezamos a hacer un seguimiento de esta información”. 
La cifra difundida por el diario no incluye a las víctimas que murieron ahogadas durante las sesiones de tortura o como resultado de las tan comunes golpizas dadas a los sospechosos durante o después de la detención, casos comprobados que en los últimos meses desataron masivas protestas, fundamentalmente de la comunidad negra, en Nueva York y Baltimore.  
Mientras que la mitad de las víctimas reportadas son blancas, la relación racial cambia cuando se analizan sólo los casos en los que los sospechosos estaban desarmados. En esos casos, dos tercios de las víctimas son negros o latinos. Más aún, si se comparan los números revelados ayer con la distribución demográfica de Estados Unidos, los negros son víctimas del gatillo fácil policial en una proporción de tres a uno en relación con los blancos o cualquier otra minoría. Pero la realidad de la brutalidad policial no es sólo un problema racial. Al menos 92 de las 385 víctimas –alrededor de un cuarto del total– fueron identificadas como personas con algún tipo de enfermedad mental. 
El diario no considera la extracción social de las víctimas, pero un seguimiento de los casos de violencia policial revela que la mayoría pertenece a los sectores populares. No obstante, para los analistas citados el problema de esta dramática situación no es estructural, sino “una consecuencia reversible” de la falta de controles a nivel nacional.  “La policía tiene que dejar de perseguir a los sospechosos saltando muros y rejas y con un arma en la mano. Cuando se hace eso, la única alternativa que queda es la de disparar y matar”, dijo Ronald Davis, un ex jefe policial que ocupa la Oficina de Asuntos Policiales del Departamento de Justicia Federal.



Agregar esta noticia a su red social
Digg! Reddit! Del.icio.us! Mixx! Google! Live! Facebook! MySpace! Yahoo! Joomla Free PHP